Logotipo Golf & Spa
 

Getaway

06-Jan-2021

Ricardo Villanueva

El placer hedonista en Turquía

Una ancestral tradición que se vive en nuestros días: los famosos baños turcos o hammams.

La belleza y herencia cultural de Turquía no sólo radica por su ubicación frente al mar Mediterráneo, conectando Asia con Europa, así como su arquitectura y gastronomía; también comparten con el mundo una práctica milenaria: el baño turco o hammam, un sitio para el descanso del cuerpo y de relajación mental.

Haciendo un poco de historia, más allá de ser un lugar donde se realiza una limpieza profunda de la piel; con el paso del tiempo, los hammams llegaron a ser puntos de encuentro de las mujeres. Ahí se expresaban libremente, y discutían acontecimientos de su actualidad.

Durante el imperio otomano, los hammams fueron un ritual imprescindible para los habitantes. Entre las damas, iniciaba un día antes, cuando se organizaban para preparar las viandas y bebidas para disfrutar en el hammam. Esta tradición se realizaba, por lo menos, una vez por semana, especialmente por las mañanas, y llegaba a extenderse por la tarde.

Pasado el tiempo, la visita al hammam se convirtió en un espacio donde las asistentes mostraban su estatus en la sociedad a través de los cestos donde llevaban sus enseres de higiene, y eso incluía los jabones, elaborados con finos ingredientes. Por otra parte, las madres que buscaban casar a sus hijos, frecuentar el hammam les permitía conocer a las mujeres jóvenes en su forma más natural —sin ropa y sin maquillaje— y en su forma de actuar y convivir con las demás personas.

Para Aslan Levanta, director de Meridian Tours, uno de los principales DMC’s —Destination Management Company— de Turquía, enfocado al mercado latinoamericano, visitar esa nación “implica vivir la experiencia hedonista del hammam. Entre los más destacados y conocidos se encuentra el Ayasofya Hürrem Sultan Hamamı, Çemberlitaş Hamamı y Cağaloğlu Hamamı”.

En la actualidad, en la mayoría de los hoteles de Turquía, especialmente los de cinco estrellas, incluyen en sus instalaciones un baño turco, con diferentes paquetes de Spa, combinados con masajes y faciales. En todas las ciudades turcas hay hammams públicos, todos con sección para mujeres y otra para hombres, pero nunca son mixtos.

 

Algunas recomendaciones

• Antes de ingresar, se sugiere tomar un vaso de agua o una infusión, para evitar la deshidratación.

• Utilizar un peştemal —toalla de tela especial para el baño turco— para entrar a la sala de vapor, la cual está construida en mármol, a una temperatura que ronda los 47°C y una humedad de entre el 90 y 100%.

• En el centro de la sala hay una enorme superficie sobre la cual puede uno sentarse o semiacostarse —para evitar quedarse dormido—, por un periodo de 15 a 20 minutos. Esto permite una exfoliación y que la piel libere todas las toxinas.

• Después del proceso anterior, se pasa a otra zona a temperatura ambiente para una limpieza del cuerpo, empleando una esponja y un jabón especial. Para finalizar, se pasa al área de masaje relajante, aplicado con aceites, y a continuación entrar a la sala de enfriamiento donde tiene lugar un lavado final del cuerpo.

 

Algunos datos de Turquía

• Segundo destino más turístico de Europa*

• Sexto destino más turístico del mundo*

• En 2019 Reportó un incremento de turistas extranjeros del 14.11%

* Datos de la OMT —Organización Mundial del Turismo—

    Tags: #asianlevanta #banoturco #turquia #hammam

    Highlights