Logotipo Golf & Spa
 

Mobility

20-Oct-2020

Ricardo Villanueva

Golfistas consentidos

Interjet no cobrará por transportar el equipo de juego; a la par, implementa eficientes medidas de higiene para sus pasajeros.

Foto: Fernando Marroquín.

Con la reapertura de los sitios turísticos, las aerolíneas comerciales han tenido que implementar importantes protocolos de seguridad e higiene, que promuevan en el público el deseo por realizar un vuelo comercial.

Este fue el reto de Carlos del Valle, Director Ejecutivo Adjunto de Interjet, quien junto con su equipo de trabajo tomó el control de la aerolínea hace cuatro meses, y planeó las estrategias para lograr la confianza del viajero. Como resultado, pasaron de tener inicialmente tres aviones en el aire y ocho destinos, a ocho aeronaves en funcionamiento con 32 rutas.

Carlos del Valle piensa en grande, y próximamente firmará convenios con el PGA TOUR y el LPGA Tour, para publicitar durante los torneos de estas giras, que Interjet es la línea aérea que no cobra extra por la transportación de la bolsa y los bastones de golf. Y no solamente el equipo de golf, también las bicicletas, e incluso las tablas de surf, viajarán gratis.

Además, Carlos del Valle reconoce que con la reactivación las competencias de golf a nivel nacional, los jugadores volvieron a viajar. Por ello, a través del código compartido con Aeromar, Interjet aterriza en destinos turísticos, donde se localizan espectaculares campos de golf, como lo son Veracruz, Riviera Maya, Acapulco y Puerto Vallarta.

En cuanto a las medidas de Interjet hacia sus pasajeros, están la realización de pruebas de detección de COVID-19 y la entrega de cubrebocas alemanes KN95 Perks Signature, totalmente gratis. Otra acción fue eliminar en los mostradores del aeropuerto las largas filas de espera en “zigzag”, para evitar las aglomeraciones y la posibilidad de un contagio.

Quien arriba con el pase de abordar digital —sin documentar maletas—, y pasa directamente a la zona de abordaje, antes de subir a la aeronave, es revisado por enfermeras especializadas, ubicadas en la sala de abordar, quienes le aplican la prueba de COVID-19 y le entregan un cubrebocas KN95. La prueba sirve para detectar si se está o se estuvo contagiado, o si no hay riesgo de contagio.

La persona que resulta positiva en la prueba de COVID-19, se le impide abordar la aeronave. En caso de que vaya con acompañantes, y estos resultan negativos, ellos sí están autorizados a subir al avión. El viajero positivo recibe un comprobante para poder volar por la aerolínea en un plazo de 20 días; a la par, se le comunica que las autoridades del aeropuerto lo pueden asistir médicamente.

Una vez a bordo, la cabina del avión es un sitio muy seguro, al reciclarse el aire de su interior cada tres minutos, esto es por reglamentación aeronáutica y nada tiene que ver con la pandemia —los filtros de aire de la cabina de los aviones de Interjet son renovados, aunque no estén desgastados—. A los viajeros se les pide que traigan puesto el cubrebocas durante el vuelo, con las excepciones al comer o ingerir una bebida.

Interjet considera estas medidas como una inversión en sus pasajeros, en lugar de publicitarse en medios comerciales. Los fondos económicos considerados para promoción de la compañía, están siendo destinados a la seguridad de los usuarios.

Todos estos protocolos tranquilizan a los viajeros, y más al momento que el capitán de la aeronave, una vez realizado el despegue, les comenta que tres personas no subieron al avión por estar contagiadas de COVID-19. Cuando la gente voltea a su lado, y observa vacío el asiento, piensa que pudieron estar viajando junto a un enfermo, pero gracias a las medidas de prevención, se evitó el contagio.

Lo anterior convirtió a Interjet en la primera aerolínea mundial en poner en marcha estas acciones. Mes y medio después de ser aplicadas en México por la compañía, estas prácticas fueron replicadas en 24 aeropuertos de Italia, dándole crédito a Interjet a través de los medios de comunicación.

Otras disposiciones de la aerolínea son la desinfección del interior del avión, cada vez que se bajan los pasajeros; personal capacitado, perfectamente protegido con guantes y caretas y cubrebocas, esterilizan todas las zonas, con especial atención a los cinturones de seguridad, respaldos, revisteros, maleteros y baños —cuenta con uno especial para mujeres—.

El comisariato —servicio de alimentos y bebidas— va por cuenta de Interjet, para evitar el manejo de dinero y tarjetas de crédito. Los refrigerios vienen en un empaque de plástico, el cual está perfectamente sellado por una empresa certificada y avalada internacionalmente. Es así como Interjet se posiciona como una compañía aérea donde viajar resulta seguro para la salud.

    Tags: #carlosdelvalle #interjet #equipodegolf #pruebasdeteccioncovid19 #cubrebocaskn95perkssignature #cabinadeavion #desinfeccioninterioravion #vueloseguro

    Highlights