Logotipo Golf & Spa
 

Noticias

18-Jul-2015

Marian Castro

Tom Watson, un paseo de leyenda

El golfista de Kansas dijo ayer adiós al Open Británico tras haber ganado cinco veces en 9 años y con grandes momentos para el recuerdo

A pesar de los fuertes vientos de hoy en St. Andrews, no se han ido los ecos de los últimos aplausos de ayer a un grande con mayúsculas del Open Championship, Tom Watson. El estadounidense ha logrado lo que nadie en la Old Course, cinco Open en nueve años: 1975, 1977, 1980, 1982 y 1983. Ganó en su debut en 1975, en un play-off sobre Jack Newton. Para la memoria queda ese eagel en el hoyo 14 que metió desde fuera del green, aunque el campo fuera un dragón de bocanadas de aire cambiante. Un golpe que desmontó a Newton, segundo. “Le pegué con un chip y entró”, resumió Watson al acabar el torneo. Pero no se sentía pleno porque, según él, no jugaba tan bien como sabía. “Paradójicamente, no me gustaban mucho estos recorridos. Hasta que no gané el cuarto Open no logré disfrutar” explica el golfista

Pero dos años más tarde volvió a hacerlo y superó al gran Jack Nicklaus en el famoso "Duelo al sol" en Turnberry. Es éste sin duda uno de los capítulos más gloriosos de la lucha por el Claret Jag. "En el Open de 1977 en Turnberry fue el lugar en el que realmente sentí que pertenecía aquí, a la gira profesional", dijo Watson. "Sentí que podía jugar contra los mejores y vencer a los mejores."

El último Open lo ganó al curso siguiente, en 1983, en el Royal Birkdale. Esa tarde había más gene que nunca el el recorrido de Watson. No les decepcionó. “En el hoyo 18 di, probablemente, el mejor golpe con un hierro en mi vida”, explica. Por lo que supera a Andy Bean y Hale Irwin y añadió otro capítulo a su leyenda. 

Su carisma, su eterna sonrisa pese la adversidad - pues si son míticas sus victorias también son recordados sus golpes fallidos en el putt- lo han convertido en unos de los golfistas más queridos en St. Andrews. . "Hay tantas veces en mi carrera donde he pegado un tiro que me costó un torneo, pero tantas otras veces en mi carrera donde golpeé el tiro que me hizo ganar el torneo", afirmó Watson. "Todo se equilibra". 

Ayer hizo su último recorrido. Paseó el fairway del 18, frente al precioso y majestuoso hotel entre aplausos, frente a la Casa Cub -más aplausos de despedida-, besó la última pelota de su carrera, se tomó foto en el famoso puente… Dijo adiós a la cuna del golf y a la competición. Tom Watson ya es hoy una leyenda viva del Open. “Este torneo es una lucha, es como la muerte. Pero en mi ánimo quedan muchos recuerdos y las personas que he conocido a lo largo del camino”, concluyó.

Tags:

Highlights