Logotipo Golf & Spa
 

Lifestyle

Ricardo Villanueva13-Aug-2019

Ricardo Villanueva

Smoking in your eyes

“Disfrutar de un cigarro puro tiene que ver con el placer refinado de vivir”

Actualmente, por denominación de origen protegida, el término habano identifica a todos los puros cuyos componentes son 100% cultivados y confeccionados en Cuba. Los productos similares fabricados en otras naciones, mantienen el nombre de puros.

La superficie de un puro o habano es la capa, la hoja exterior que cuida la estética y evita fugas de humo. A continuación viene la banda, la cual envuelve la tripa –la mezcla de los tabacos, de una misma clase o combinada–, comenta Ricardo Musi, director comercial de Casa Turrent. Una vez armado el puro, el pie consiste en la parte donde el tabaco queda expuesto y la cabeza es el punto por el cual se cala.

LA ELECCIÓN

Para seleccionar un puro o habano ideal se emplean casi todos los sentidos, empezando por la vista que permite apreciar su perfección. Después se recorre el objeto con los dedos haciendo un poco de presión para revisar que no existan espacios diferentes, de manera muy sutil. También es importante olerlo del lado del pie y degustar los aromas.

Influye el hecho de que esté conformado por hojas largas seleccionadas por el máster. Cuando el forjador –persona que efectúa la preparación manual– inicia el proyecto, se fija la idea de los sabores que busca otorgar, su fortaleza y, por ende, la proporción de hojas de diversos tabacos involucradas en la elaboración.

Lo siguiente es cortarlo con cuidado. Una vez realizado, es necesario dar dos o tres caladas en frío: aspirar a través del puro, sin prenderlo, y a continuación, encenderlo con un soplete de gas butano para no agregar sabores.

El puro se coloca en un ángulo de 45º y sin que la flama lo toque se inicia el tostado –girar el puro manteniendo la inclinación–. Posteriormente, es preciso alejarlo y girar la muñeca en varias ocasiones sin soltarlo, para darle oxígeno. Se repite la acción con el soplete hasta que la parte tratada quede tostada por completo.

A DISFRUTARLO

Se recomienda fumar de 30 segundos a un minuto, de lo contrario, el puro se calienta provocando que el tabaco suelte aceites que no se queman del todo y lo amargan. En caso contrario, si tardamos mucho en consumirlo, se apaga.

Cada cinco caladas, más o menos, se ejecuta el llamado retrogusto –inhalar el humo por la boca, dejarlo unos segundos para paladearlo y expulsarlo por la nariz–. En ese momento los aromas entran en contacto con la lengua y esa mancuerna propicia un panorama mucho más amplio de los sabores y sensaciones.

6

Cantidad elaborada

Torcedoras

    Tags: lifestyle estilodevida puro smoke habano

    Highlights